martes, febrero 28, 2006

El número de amantes

Me surge una pregunta fundamental: ¿Qué debe privilegiar el hombre en su vida: tener varias amantes, aunque sólo se trate de chicas ordinarias, apenas distinguibles del resto, o bien una sola, pero que sea la máxima expresión de belleza y perfección, muy superior a sus pares?
Si hubiera que escoger entre cualquiera de ambas posturas ¿cuál sería la elección correcta?
¿No sería deseable que los amantes fueran como los pescadores, que dejan ir a los peces pequeños? ¿No está inscrito en el corazón y la conciencia la búsqueda del valor estético superior y trascendente? ¿Por qué procurarse entonces diversidad de amantes de escaso valor, pudiendo tener a sólo una, verdaderamente bella? ¿No debemos despreciar al conjunto por la simple razón de que "Todas las mujeres tienen algo de simpático"? Simpático también puede ser un pajaro, un perro o un patito paseando por el patio...pero hay de aquel que encuentre a la mujer bella.
O bien...
¿Por qué buscar a una sola amante, por muy superior que sea a sus pares, si en la diversidad está la riqueza? ¿Debiera uno de concentrarse en obtener a la mujer de mayores atributos y perfección estética dejando de lado al resto? ¿No es cierto que aún en los alimentos, si siempre comieramos el mismo plato, así se tratase del más exquisito manjar, al cabo de un tiempo, terminaría por aburrirnos y llegariamos incluso a odiarlo? ¿No es más rico el hombre que atesora los secretos de múltiples damas?

14 Comments:

Anonymous VIRM said...

Primero te felicito por tu habilidad para escribir!.

Respecto al tema, creo depende primordialmente de la madurez de la persona. Hay individuos eternamente inconformes e inestables y visceversa. Además el hombre tiene una naturaleza muy especial en ese aspecto.

5:47 p. m.  
Anonymous miriam said...

El ser humano por naturaleza es inconforme, en el caso de los hombres (no es para nadie secreto que son sexoxos e infieles, también "por naturaleza") aunque tuviesen la mujer más bella, comprensiva, amable, de buenas costumbres, responsable, trabajadora, etc., siempre buscara un no se qué, que le hace falta en casa, también puede ser que solo busquen un relax, en fin, pretextos siempre encontraran para buscar algo que los aleje de "lo mismo de siempre". Es imposible juzgarlos porque también suele pasar en mujeres, ya que no estamos exentas de las tentaciones pecaminosas, sucias, pervertidas y deliciosas de la vida.

La madurez y la cordura, quién las tuviera clavadas en la mente a la hora que verdaderamente las necesitas.

Saludos y un beso.

12:17 p. m.  
Blogger Óscar said...

Asegún. Como siempre, no se puede generalizar (esto es palabra de dios).
Supongo que es necesario considerar, como dice Miriam, la madurez en la que se encuentra un hombre (incluyo también a las mujeres). Una amiga argentina dice que casi siempre se trata de encuentros a destiempo o desencuentros a tiempo. Cuando uno busca algo, tal vez la otra busque otra cosa. Puede ser realmente difícil coincidir el amor pleno, el que no necesita de nada más sino de la otra persona para vivir.
Pero así como el ser humano es una cultura, también es una naturaleza por su animalidad y los machos siempre desean perpetuar sus genes en todas las hembras posibles. Y las hembras sólo eligen al macho alfa. ¿Somos una contradicción neurótica por ser cultura y por ser natura?

Saludos

10:19 a. m.  
Anonymous adlbm said...

Hola!

Te extraño mucho.

Un beso y un abrazo!

6:31 p. m.  
Blogger kadmus said...

Yo pienso que ambas posiciones son superficiales, acaso, hedonista.

La mujer no es al hombre un postre o un alimento (ok. ciertamente hay experiencias gratamente efímeras) una mujer debe ser vista como una compañera, alguien a quien confiarle tus años de vejez. Ahí no hay belleza ni diversidad, ambas cualidades han dejado de tener interés (Platón, el banquete) sólo queda la conversación, la historia y la compañera amante.

8:55 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Éstas son puras pendejadas.

2:04 p. m.  
Anonymous Vivi said...

¿Por qué mejor no disfrutar y amar una sola mujer a la vez, por el tiempo que sea necesario (el tiempo que dure el amor, la comunicación y el respeto, no solo por la química y el interés sexual)?... ¿No es más rico el hombre que sabe hacer feliz a un sola mujer cuando se le entrega por completo?

Besos!!

1:00 a. m.  
Anonymous Vivi said...

Mejor dicho: ¿No es más rico el hombre que hace feliz a un sola mujer cuando se le entrega por completo a uno que anda de GOLFO "repartiendo" su “amor” y atesorando secretos de múltiples damas?

Más besos!

1:05 a. m.  
Anonymous misógino said...

Yo solo conozco 2 tipos de mujeres:
Las que vuelan y las que cojen... nunca he visto a una volar.

10:29 a. m.  
Anonymous adlbm said...

Si no tienes ganas de ser frustrado jamás en tus deseos, no desees sino aquello que depende de ti.

Epicteto de Frigia

12:39 p. m.  
Anonymous un junkie said...

No puedo evitar comentar lo siguiente: en un viaje de ácidos hace no mucho debajo de un puente en Berlín, llegué a la conclusión de que la peor desgracia del Hombre (raza humana, por eso la mayúscula) fue la "evolución" al sedentarismo... nos ataron a conceptos férreos e inmutables como la parcela, la productividad, lo mío, lo del otro, el matrimonio, lo perpetuo... Hasta que te mueras cabrón. Y no salgas con el: siempre no, porque tú escogiste y te chingas, y ahí van los miles de Euros en terapias para tí, tu pareja y los hijos traumados por tener padres infelices, porque a ella le dijeron que tenía que ser para siempre, que ella es un producot para caballero que no vive, que no conoce, que no experimenta, que no goza, que no mienta madres, que no llora, y al otro le dijeron que tiene que proveer, ser exitoso, vestir bien, ser responsable, tener un buen trabajo, seducirlas a todas pero amar solo a una.

BASURA! PATRAÑAS! Deshazte de una relación cuando ya no te hace feliz, seguramente en ese punto ya no haces feliz al otro. Atesora, recolecta, vive... ¡VIVEEEE!

1:44 p. m.  
Anonymous sac said...

El si era un amante completo,a su lado no se necesitaba de nadie más porque sonreía y contagiaba, porque escuchaba y expresaba lo que deseaba, porque era muy divertido con esas lindas locuras que hacían olvidar un instante lo demás, porque su pasión envolvía y hacía explotar hasta el último sentido y centímetro de mi cuerpo.

Estos meses fueron corriendo y dejarán excelentes recuerdos, probé que un sólo amante puede ser suficiente cuando se da sin pedir nada a cambio.

Pero todo así como inicia, llega a un final y hoy sé que ya no estará y lo voy a respetar, porque el es libre y fugaz y porque yo fallé quizá desde el inicio hasta el final ocultando una importante verdad.

7:30 a. m.  
Anonymous una curiosa said...

Y tú, qué piensas Gustavo?

4:16 p. m.  
Blogger Gustavo Villalobos said...

Yo solamente me quedo en la pregunta inicial, pues en esta cuestión mi interés no es dictar la última palabra, sino abrir un espacio para la reflexión.

Aprovecho para agradecer la paciencia e interés de mis amables lectores.

4:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home