viernes, diciembre 09, 2005

Norte y Sur

Deberíamos sentirnos moralmente perturbados por un sistema económico en el que las ganancias acentuadamente crecientes de los administradores profesionales de las corporaciones contrastan desagradablemente con la situación de millones de sus conciudadanos sin hogar y hambrientos. Es difícil justificar estructuras en las que el jefe ejecutivo promedio de una gran compañía norteamericana recibe noventa y tres veces más dinero que el trabajador industrial promedio, y setenta y dos veces más que el maestro de escuela promedio!

Debo insistir en que en una economía moralmente ajustada, el rico no debe volverse más rico si el pobre se vuelve más pobre.

Si esta es la forma en que se permite que vayan las cosas, entonces la nueva comunidad mundial ya lleva dentro las semillas de su pronta desintegración, semillas visibles ya en la ola de robo, secuestros, violencia, discriminación y guerra a tiros entre la desesperada pobreza y la codicia ilimitada que estalla todos los días en las calles de nuestras ciudades.

El problema mayor es que estamos acercándonos al punto en que la devastación humana de los países del Sur se encuentre a un nivel mucho más profundo del que puede remediarse con una provisión de lavavajillas, DVD, cuentas bancarias, alimentos de lujo, artículos de consumo, abundancia de artículos de primera necesidad, medios libres, elecciones libres. Las poblaciones de los países del Sur no tienen ideología, ni conjunto de principios morales, ni ética, ni objetivos. El violento hedonismo de J.R. en “Dallas”, las adquisiciones meteóricas de enormes fortunas en dólares por parte de empresarios occidentales, los alcances ilimitados de la sexualidad, tal como la propone el floreciente establishment occidental de la pornografía, y las políticas de que no haya autoridad superior a las demandas de cada ser individual, son la cimiente de los grandes males que estamos viviendo. Éste movimiento puede denominarse el “movimiento sin ideas”. Es una violenta búsqueda del objetivo —la buena vida— sin ningún credo que la guíe, sin ninguna ideología digna de aquellos que ostensiblemente están huyendo del craso materialismo y ateísmo moral del capitalismo desenfrenado.

Se puede advertir que, con tanta seguridad como un cáncer mortal, el destino inhumano que ya aflige a millones y millones de hombres y mujeres, niños e infantes, debe infectar el cuerpo entero de la humanidad. Seguramente debe producir convulsiones y un dolor atroz. Seguramente debe terminar en nuestra muerte como una comunidad civilizada.

Para la curación de esa profunda herida comunal no serán suficientes meramente un aluvión de dólares y una colección de coinversiones. Tiene que haber una curación de mentes, una cura de la enfermedad del alma...

11 Comments:

Anonymous Israel said...

Casi nunca comento post que tratan de temas serios. Pero bueno. Gustavo, creo que tu forma de ver las cosas no sólo es legítima, sino también parte de la tradición de pensadores de la "teoría de la dependencia", como Falleto, pasando por Mattelart y hasta Eduardo Galeano, con sus "Venas abiertas de América Latina". Interesante tu reflexión sobre los ricos, aunque hay un par de ejemplos, como CEMEX y Grupo Carso, donde son los mexicanos quienes han comprado empresas extranjeras. Lo que tampoco me queda claro es si lo común en la historia de la humanidad termina por ser la desigualdad o la justicia distributiva. Creo que más bien es la primera. Tampoco una alternativa al modelo económico se vislumbra como viable, pues el caítalismo de estado (léase el estúpido marxismo-leninismo) está tan obsoleto como un Valiant 72 verde pistache. Pero bueno, es mi opinión personal. Saludos.

4:23 p. m.  
Blogger miriam said...

Me conmueves, lamentablemente quienes más tienen, más quieren, a costa de lo que sea y de quien sea. En el Norte, en el Sur, arriba, abajo, el egoísmo mueve esas almas enfermas.

Buen post.

Recibe un enorme abrazo desde el Sur.

9:31 a. m.  
Blogger Gustavo Villalobos said...

Israel, gracias por tu viita y favor que me haces opinando que el post es serio. En realidad no lo es. Como lo dice el titulo del blog, son solo escurrimientos mentales. Proximanente publicaré una serie de reflexiones en torno a las distorsiones de los modelos económicos vigentes en occidente. Por lo pronto, gracias por tu visita y comentario.

Miriam, es el egoismo, en efecto, el motor de la sociedad moderna, aclarando que norte y sur no son solo conceptos geográficos, sino económicos y hasta psicológicos.

6:23 p. m.  
Blogger kadmus said...

Las heridas ya son tangibles: lamentablemente los movimientos de violencia y sin ideología en diversas ciudades del mundo no resultan asombrosas (me refiero a los brotes de violencia en Francia y Bélgica, sólo como ejemplo). Recuerdo que nosotros ya hablábamos hace algunos años de que movimientos sociales de este tipo se venían venir, por lo menos, en la Ciudad de México. Y es que muchas cosas van mal... personalmente conozco el caso de los cafetaleros de Veracruz, quienes son dueños de tierras de cultivo de café y compañías como Starbucks les pagan solamente un peso por cada kilo producido, para después venderlo a una sociedad snob, apática y desinteresada a cincuenta pesos la taza. El derecho, además, no ha sabido adaptarse a tales situaciones (más bien, no ha querido) y sigue protegiendo desmesurados monopolios que reportan millones de dólares en ganancias por manejo de marca, imagen o desmedida e injustificada protección a los derechos de autor. No es novedad que hoy (como casi siempre) el derecho sea un privilegio de clase.

Por supuesto que el vetusto Marxismo-Leninismo no propone respuestas... adolece de los mismos vicios clasistas en negativo, y niega la libertad como facultad inherente de la persona.

Y los problemas son peores: una crisis de valores catalizada por una pérdida de la confianza en los sistemas dogmáticos e incluso en la ciencia (que demuestra ser protéica -aunque no en su totalidad- con cada nuevo descubrimiento), ha desencadenado en una falta de puntos de referencia (manifestada por una vuelta a la espiritualidad pero light o a modelos sumamente superficiales) que termina con una humanidad perdida, sin rumbo fijo y que no se preocupa por encontrar uno.

Además, los medios de difusión han propiciado intercambios de información cada vez más intensos y tan abrumadores que impiden la reflexión y toma de posición sobre las ideas, lo que irremediablemente acentúa el problema global y se convierte en caldo de cultivo para "ideologías" precarias, espurias y relativistas... si la verdad es entonces inaprensible (puesto que cada quien tiene opinión propia de las cosas y cada cabeza es un mundo) entonces lo único que puedo defender es mi propia verdad, la más cercana, la más aprensible: yo mismo. El egoísmo global es una consecuencia palpable de todo ello.

Estamos de acuerdo en el problema amigo ¿quieres ensayar una solución?

Saludos como siempre y espero no haber excedido con mis escurrimientos mentales los límites de el espacio para comentarios.

4:39 p. m.  
Anonymous marimar said...

me encanto lo que escribiste, sobretodo la parte de que eso no se cura con dinero, es un problema mas profundo, de raiz, y que como tu dices se cura desde el alma, que lastima que este problema siga creciendo al mismo tiempo que va creciendo el desinteres de las personas.

Justo un tema para reflexionar en epocas decembrinas...
un abrazo y felices fiestas.

2:00 p. m.  
Blogger Gustavo Villalobos said...

Marimar, que agradable sorpresa tu visita!

Que bueno que te gustó el texto. Espero verte por aqui de vez en cuando.

2:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Este es un problema que no solo se debe reflexionar en épocas decembrinas, esto hay que tenerlo en cuenta todos los días de nuestra vida y tratar de mejorar nuestra condición y la de los demás, tomemos en cuenta que no se trata de cultura, se trata de conciencia, de algo más que ser solo seres que vivimos y que decimos que pensamos. Tenemos que amarnos, amar lo que somos, lo que tenemos y lo que queremos tener, hacer conciencia de que nuestros hijos quedaran en este mundo y ellos padecerán nuestros errores, que son ellos quienes sufrirán de hambre, padecerán las guerras y sus vidas serán tan miserables como nosotros lo queramos y estoy hablando no solo de las personas que luchamos todos los días por tener un poco de satisfacciones, estoy hablando también de quienes tienen comprada ya la vida de sus descendientes, es verdaderamente patético pensar que vivirán en una burbuja de infelicidad porque no podrán salir a dar la cara en el resto del mundo porque todos los odiarían o se infectarían de nuestra mugre, llegará el momento, para todos sin excepción que tendremos que pagar el precio de esta inconciencia, es doloroso, pero llegará, y no es una profecía, es una inminente realidad, cruel, pero así lo hemos querido todos, ricos y pobres.

Invito a todos a hacer una reflexión diaria, a hacer una buena obra cada día, a tratar a todos por igual y sobre todo hacer de nuestro entorno una fiesta diaria, amemos a nuestras familias, a nuestros amigos, con sus defectos y virtudes, amemos nuestro trabajo, demos más de lo que se exige y obtendremos lo que necesitamos y tal vez con un poco de esfuerzo lo que queremos. Compañeros bloggeros, por algo se empieza, empecemos por nuestro entorno, si somos muchos, algo lograremos.

Los quiere… una amiga desconocida.

4:27 p. m.  
Blogger Gustavo Villalobos said...

Gracias por tu visita y tu mensaje, amiga desconocida!

4:18 p. m.  
Blogger porque soy mujer!! said...

Gustavo. Me hizo bien leer este post.

Felicidades, es muy bueno.

6:02 p. m.  
Blogger Óscar said...

Gustavo: hace muchos años que escucho y leo este tema y ya me había hartado francamente. Tu punto de vista, tu exposición es muy buena, como el funámbulo en su cable, nos tiene con el alma en vilo, pero no cae. Viejo problema. Creo que la amiga desconocida da la mejor respuesta. Si nos empeñamos como don Carlitos Marx en una ideología que logre la revolución, estamos fritos. En los 60 y los 70 se abusó de las "evidencias" de la imparable llegada de la Revolución, con mayúscula que redimiría la historia, ya vimos que nunca ocurrió y que los que esperaban el advenimiento de ese mesías se despeñaron el barranco suicida de la revolución o muerte. Veo con un poco de terror ese mismo fenómeno en las "evidencias" de otro advenimiento en algunas opiniones aquí mismo vertidas.

10:07 a. m.  
Anonymous SAC said...

Queridos Amigos:

Mucha razón tiene Gustavo, lamentablemente nosotros sólo podemos hacer algo, tratar de mejorar nuestra actitud y sembrar buenos principios en nuestros sucesores, ojalá a ellos les toque ayudar a que este mundo no siga siendo devastado, debemos hacerlos fuertes para que luchen en esta selva y que siembren honestidad y amor al prójimo. Saludos

5:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home