jueves, diciembre 01, 2005

Abuso y masoquismo

Hace unos días escribí algo sobre el abuso o maltrato a la pareja. En ese ensayo señalé que existen diferencias entre los golpes lisos y llanos, y el llamado masoquismo. Primero cabe aclarar que el término masoquista deriva del nombre del escritor austriaco Leopoldo von Sacher Masoch, que describió el placer sexual ligado al sufrimiento de sus héroes novelescos. Se considera una perversión sexual de tipo agresivo, donde se despierta el erotismo y se alcanza el clímax cuando el sujeto es maltratado, torturado, castigado, disciplinado, humillado y reducido a obediencia y a la servidumbre. A diferencia del mero abuso corporal, en el masoquismo el sujeto siente placer. Dicen los biólogos que, en los animales y en el hombre, las condiciones de frustración pueden originar respuestas de automutilación. Y se ha observado que los niños pequeños y los retrasados mentales parecen hallar placer en golpearse reiterativamente, morderse e incluso, mutilarse. Del mismo modo, algunos sujetos ansiosos se calman y hasta sienten placer al morderse las uñas y el extremo de los dedos. Se h dicho que el dolor origina la liberación de endorfinas cerebrales (sustancias parecidas a la morfina), que truecan el sufrimiento en placer. En las peleas de animales, el perdedor se coloca en posición de “entregar las nalgas”, que acaba por pacificar al triunfador (de ahí por cierto el origen de tal vulgar y común expresión). Tanto los machos como las hembras dominadoras montan a los vencidos como una expresión de su mayo jerarquía social y supremacía. Según Freud, el masoquismo es un resultado de la asociación de las pulsiones eróticas con las pulsiones de muerte, y lo relaciona con una etapa del desarrollo infantil, pero también con su noción de femineidad. Los actos masoquistas incluyen: atadura física con cuerdas, cadenas o esposas, vendaje de los ojos, apaleamiento, flagelación, pinchaduras, cortes, quemaduras, recibir la orina o las heces del compañero, verse forzado a rogar y arrastrarse, a ladrar como un perro, vestirse con andrajos o con ropa del sexo opuesto (o ser golpeado en público, digamos en una fiesta). En el masoquismo verbal el sujeto obtiene placer imaginando u oyendo insultos y palabras humillantes de su pareja.

9 Comments:

Blogger porque soy mujer!! said...

Lo que hay que leer, hijole, en verdad me quede pasmada de la impresión, algunas cosas ya las sabía pero otras de plano que asco y que dolor, pobre de quien lo sufre, ni modo hay que tener mucho ojo no?.
Solo una pregunta, hay quienes soportan todo este maltrato?

10:45 a. m.  
Blogger Gustavo Villalobos said...

Si, desde luego. En mi próximo post daré algo de estadística (y ya con este te debo dos)

Saludos y gracias por comentar!

11:12 a. m.  
Blogger Vivi said...

Hay quienes disfrutan ser maltratados (Masoquismo)y otros que disfrutan del maltratar (Sadismo)... ¿Cuál consideras peor?

11:39 a. m.  
Blogger Gustavo Villalobos said...

El sadismo por supuesto.

12:29 p. m.  
Blogger Vivi said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

12:51 p. m.  
Blogger kadmus said...

No es por ventilarme, ni proyectarme ni introproyectarme... pero un día me encontré con una sádica/masoquista (si, le gustaba sufrir y ser sufrida).

Me asusté

10:03 a. m.  
Blogger Vivi said...

¿Y si se topan un sádico y un masoquista? ... Mmmmm, me respondo a mi misma: "¡Perversión total!" ... (siempre hay un roto para un descosido).

Muy bueno el tema de Masoquismo.
Saludos.

P.D. Eliminé la entrada anterior por un error de dedo enorme!!

10:09 a. m.  
Anonymous SAC said...

Sin palabras Gustavo............

5:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

lfkkf grew darknets priority behave embarrassed richness abilitiesv remissions trombay original
semelokertes marchimundui

3:22 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home